La Coronafobia de instala en los empleos

Loading Agregar a favoritos

“Apenas salgo. Me contagié en la primera ola y arrastro fatiga crónica”. “Tengo miedo a infectarme otra vez y no quiero volver a la oficina”. “Mi trabajo permite hacer home office al 100%”. “Me genera ansiedad ir al comedor o al baño, potenciales focos de contagio”. Casos como este son cada vez más frecuentes en trabajadores que han desarrollado excesiva ansiedad asociada al covid-19. Temen socializar o utilizar el transporte público, pero también subir en ascensor, abrir una puerta o cruzarse sin distancia con un compañero en el entorno laboral.

Sin duda los sistemas legales tendrán algo que hacer porque hoy, como es de esperarse no reconocen esta nueva patología como riesgo de trabajo y que desencadena una excesiva ansiedad por temor al contagio en el marco de las relaciones laborales. La Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte de que en 2030 los problemas de salud mental serán el primer motivo de discapacidad.

La mayoría de las personas que padecen coronafobia son de trabajadoras de mediana edad con empleos de cara al público en comercios o en la Administración, donde el riesgo de contagio se multiplica”, así como de logística, servicios y entretenimiento.

Entornos de confianza

La coronafobia, según los expertos, ha encontrado su caldo de cultivo en personas vulnerables y en aquellas con cierta predisposición a trastornos mentales como las fobias. Por ello, apelan a la responsabilidad de las empresas para crear entornos de confianza en los centros de trabajo. “El coronavirus ha generado hipocondría, heredada en muchos casos del confinamiento”, sostienen expertos

 

Loading Agregar a favoritos
Radar LaboralLa Coronafobia de instala en los empleos