La brecha salarial entre mujeres y entre hombres y mujeres ¿Se reduce por mandato legal?

Loading Agregar a favoritos

A pesar de los adelantos legislativos y sociales, la brecha salarial entre hombres y mujeres sigue siendo una realidad compleja y aún más compleja entre mujeres entre sí.

A principios de este 2018, Islandia1 aprobó una legislación impositiva obligando, sanción de por medio, a las empresas con más de veinticinco trabajadores que se nieguen a hacer públicos los salarios de hombres y mujeres.

En Alemania, uno de los países de la Unión Europea con brecha salarial superior a la media europea (21% frente al 16.3%) un reciente cambio legislativo al amparo de la transparencia, permitirá a las trabajadoras de empresas con más de 200 empleados, conocer el salario de sus compañeros hombres.

Desde los años 70, una élite de mujeres, con un alto nivel de estudios, ha conseguido escalar en la profesión los primeros puestos y recortar distancias con sus compañeros hombres. Paralelamente, la brecha entre las mujeres ricas y pobres no ha dejado de crecer. De una parte hay un sector minoritario de mujeres jóvenes, con buenos empleos y a tiempo completo, que posponen los hijos y alcanzan el éxito profesional; de otra, muchas más mujeres que a menudo trabajan en profesiones feminizadas, como asistencia o limpieza, ganan poco y ocupan empleos menos reconocidos en muchos países occidentales. Esta es la conclusión de un libro publicado por Alison Wolf2, que anuncia una nuevo tipo de desigualdad económica, es decir, una brecha salarial entre mujeres.

1País que conforme a los rankings internacionales es el más igualitario del mundo y con la tasa de empleo más alta de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).
2The XX factor. How the Rise of Working Women Are Creating a New Society.

Loading Agregar a favoritos
Radar LaboralLa brecha salarial entre mujeres y entre hombres y mujeres ¿Se reduce por mandato legal?