Cambios Laborales ¿Pueden los líderes agotados encabezar el cambio del Capital Humano?

Loading Agregar a favoritos

El mundo ha cambiado. No hay más que fijarse en los anunciantes de la Eurocopa de Fútbol 2021. Lejos de ser las compañías habituales, los estadios se han llenado de los logos de Booking, Tik Tok o Just-Eat. Hay que olvidarse de lo que hemos vivido hasta ahora porque viene un mundo totalmente nuevo  El liderazgo nos cuesta. Tenemos que estar presentes con nuestros equipos y que no se note el agotamiento.

La pandemia ha hecho mella en la salud mental de las personas y los jefes no podían ser una excepción. Al contrario. Llegan a las vacaciones de verano en la reserva, agotados, después de la presión continuada asumida desde marzo de 2020. Y con la vista puesta en que la recuperación no solo exige un nuevo modelo de liderazgo, sino unos ejecutivos equilibrados para guiar a sus plantillas hacia el futuro. Por eso lo primero que debe hacer un directivo, desde el punto de vista, de los expertos es ser capaz de cuidarse a sí mismo, tanto en el plano físico como el emocional. “Es algo para lo que nos tenemos que preparar. Un líder tiene que estar en buena forma física y mental”. Algunos ejecutivos consideran que para abordar el futuro va a ser fundamental “trabajar el yo”, pues una de las labores básicas del líder de hoy en día es transmitir confianza a los trabajadores.

El papel más difícil al que se enfrenta el directivo es, en palabras de los expertos en Capital Humano, “trabajar en organizaciones más difusas y fluidas en torno a proyectos en los que avanzas aunque no tengas todas las respuestas. Este es el cambio que más nos va a costar a los directivos”.

Cambiar Los Estilos de Liderazgo.

Los especialistas laborales abogan por desaprender los modelos de liderazgo aprendidos para tomar el pulso de la organización día a día. “La escucha activa ha sido el gran aprendizaje de la pandemia: incluir a los miembros de la organización en la toma de decisiones. Pero, pese a esta tendencia hacia el liderazgo empático que está tan en boga, no debemos olvidar que nuestra obligación es tomar decisiones y no podemos hacer dejación de esta responsabilidad”.

Los Directores de Recursos Humanos reconocen estar saturada por la carga de trabajo de los últimos meses y también que la escucha activa y el compartir las decisiones con la plantilla ha hecho que los jefes no se sientan tan solos en sus decisiones. “Al principio de la pandemia no sabíamos qué hacer”, afirman algunos de los directivos consultado por Radar Laboral. “La salud mental del líder se ha deteriorado sin duda con la crisis sanitaria. Me veo agotada y me cuesta concentrarme. Y esto nos hace menos efectivos”, admiten.

Si los directivos, tras meses y meses sometidos a un estado de estrés, presión comercial e incertidumbre pocas veces conocidos hasta ahora no se encuentran en un estado óptimo físico y emocional serán incapaces de liderar a sus empleados y de servirles de ejemplo.

Opciones… hay redención

Las empresas han puesto en marcha programas para acompañar a las personas en épocas de incertidumbre, para enseñar a gestionar sus emociones. Los ejecutivos han sido los primeros que han pasado por ellos, conscientes de la importancia que está adquiriendo el bienestar en las empresas. Además de equilibrio, las habilidades que los líderes consideran más valiosas para salir de la crisis provocada por la emergencia sanitaria del coronavirus son la capacidad de adaptación, en segundo lugar estaría la propia motivación, y en tercero la capacidad para resolver problemas. Colaboración es la palabra clave del futuro, es un momento clave para los líderes. Existe la necesidad de que sean visibles, marquen el camino y generen confianza.

Loading Agregar a favoritos
Jorge SalesCambios Laborales ¿Pueden los líderes agotados encabezar el cambio del Capital Humano?